Teología

Introducción

[Del gr. theós, ‘dios’, y lógos, ‘conocimiento, discurso’]. En la Antigüedad clásica se denominaba ‘teólogos’ a los poetas y a los filósofos, en cuanto que unos y otros trataban de los dioses. Platón fue el primero en emplear la palabra con el significado de “ciencia de las cosas divinas”. Posteriormente, el término “teología” despertó sospecha entre los autores cristianos debido a su uso entre los escritores paganos y su modo diferente de concebir la divinidad. A partir del s. IV d.C, se generalizó en el mundo cristiano y se empleó de forma precisa para designar el conocimiento del misterio de Dios. Así, la teología se acabó entendiendo como la “ciencia de Dios”. En sentido objetivo, significa la ciencia que tiene a Dios por objeto; en sentido subjetivo, la ciencia que tiene Dios de sí mismo y de lo creado. Además de la teología, también se ocupan de la cuestión de Dios disciplinas como la teodicea, la fenomenología de la religión y la historia de las religiones. Sin embargo, a diferencia de estas disciplinas, la teología no nace sólo del esfuerzo del hombre por conocer la divinidad (su existencia, esencia y atributos), sino también de la aceptación por la fe de la comunicación de Dios al hombre.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información