Suelo

Introducción

En la superficie de la Tierra aparecen mantos de materiales más o menos blandos o sueltos, que contrastan con las rocas compactas y duras, y que reciben la denominación de “formaciones superficiales”. El suelo puede ser considerado una formación superficial que, como resultado de una serie de procesos de interacción entre la litosfera, la hidrosfera y la biosfera, constituye una interfase entre el mundo abiòtico y el mundo biòtico. Se puede definir como una formación superficial de carácter más o menos suelto y de espesor variable, resultante de la transformación de la roca madre subyacente, bajo la influencia de diversos procesos físicos, químicos y biológicos, y capaz de evolucionar desde sus inicios hasta su pleno desarrollo.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información