Protocolo

Manuscrito de un contrato matrimonial de Hostalric (Girona). (Museo Episcopal de Vic, Barcelona). Nombre que recibía en la Antigüedad la primera hoja de los rollos de papiro. Más tarde pasó a ser un término utilizado en diplomática para referirse a una serie de fórmulas con que empieza y termina un documento, si bien algunos autores prefieren designar su parte final como “escatocolo”. En esta acepción, el protocolo es uniforme para todos los documentos emanados de una misma cancillería y su finalidad es la de darles validez y solemnidad. Las partes en que se divide el protocolo se corresponden con las fórmulas utilizadas: una inicial invocación simbólica (monograma de “Cristo” usado desde el s. VI) o verbal (desde el s. X) a Dios Padre, a Jesucristo o a la Santísima Trinidad, que suponía la expresión gráfica del ofrecimiento al Altísimo del acto escriturado; la intitulación (nombre y títulos de las personas, institución o instituciones de las que emane...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información