Pino

Pino albar

Pinus sylvestris. También pino silvestre, blanquillo, rojo, royo, de Valsain o de Flandes. Puede alcanzar los 40 m de alt. El tronco es recto, cilíndrico y con ramas bajas; los ejemplares jóvenes presentan un aspecto cónico piramidal, que con el paso de los años se vuelve irregular. La corteza, gris verdosa en los ejemplares jóvenes, es ceniza en los adultos, y muestra notables incisiones que favorecen la aparición de placas irregulares de forma cuadrangular. En las ramas, la corteza adquiere un color ladrillo asalmonado, que constituye uno de los rasgos distintivos del pino albar. Las hojas son punzantes y cortas, de 3 a 7 cm de long. y de 1 a 1,5 cm de ancho, de un color entre verde oscuro y verde azulado. Se encuentra en zonas continentales de clima contrastado, entre 1.000 y 1.800 m de alt., aunque puede verse a 2.000 m en los sistemas Ibérico y Central. Su presencia es frecuente en los macizos montañosos del N. y centro peninsular, así como en los valles internos de los Pirineos, el Sistema Ibérico y el Sistema Central. Aparecen bosques dispersos en Sierra Nevada. Se han descrito diferentes variedades, que corresponden a otras tantas situaciones geográficas: así, en Sierra Nevada aparece el Pinus nevadensis; en los sistemas Ibérico y Central, la variedad Iberica; en los Pirineos, la Pyrenaica, y en el NE. de Cataluña, la Catalaunica. Los brotes jóvenes se emplean como balsámicos y diuréticos en medicina popular. Los piñones son comestibles. La madera es muy apreciada en carpintería por la gran variedad de usos a que puede ser destinada.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información