Música Culta

Introducción

Al abordar el estudio de la evolución histórica de una música culta que pueda calificarse como española, debe adoptarse un criterio abierto donde, además de lo aportado por los españoles en tierras secularmente hispanas, se considere también tanto lo realizado –por españoles o extranjeros– en territorios que en tiempos fueron españoles, así como los frutos de músicos extranjeros en España o el trabajo realizado por españoles fuera de sus fronteras. Así se evitan los excesos nacionalistas de una historiografía regeneracionista, donde el patriotismo primaba las características de un “estilo español”, distinto de los lenguajes internacionales, y donde además se distorsionaba la actividad de los músicos españoles al olvidar –salvo excepciones– la presencia de otros artistas llegados de lejos cuyas obras eran tan influyentes como las de sus colegas hispanos. Ahora bien, el problema principal para abordar seriamente una historia de la música culta española es el conocimiento todavía parcial de los archivos que guardan música o noticias musicales (ahora restan por estudiar, mayoritariamente, los civiles, después de años centrados en la edición de los eclesiásticos), así como la no menos parcial tarea transcriptora de esas fuentes, escasa sobre todo proporcionalmente a la cantidad de materiales ya inventariados, y finalmente la aún menos trabajada faceta del análisis y comentario de esas obras, al menos sobre las creaciones fundamentales. Aunque la musicología española ha dado pasos de gigante en la segunda mitad del s. XX, faltan décadas para que la música española alcance la profundidad y amplitud de conocimiento y difusión que hace años disfrutan otros cultos repertorios occidentales.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información