Modernismo (artes)

Introducción

No se trata de un estilo, artístico o arquitectónico, en sentido estricto, caracterizado por utilizar esquemas formales similares; los años en que se desarrolla fueron años marcados por una crisis conceptual y moral que, en el campo estético, se tradujo en la defensa a ultranza de la libertad en la creación artística, un afán de libertad que llevó, en primera instancia, a abandonar los modelos que se habían formulado en la historia del arte y de la arquitectura desde el Renacimiento y que habían desembocado, tras una continua evolución, en el eclecticismo del s. XIX. A la revisión de los lenguajes históricos, el neorrománico, el neogótico, el neorrenacimiento o el neobarroco, se añadieron los modelos procedentes de la cultura oriental o influidos directamente en la naturaleza, dando lugar a una pluralidad de lenguajes que se justificaban por su afirmación indiscutible hacia la libertad de creación. A partir de 1900, finalmente, se difundió por Europa y América el último de los grandes estilos, el Art Nouveau, que implicaba la definitiva eliminación de los estilos históricos y la paulatina introducción de formas abstractas, especialmente el popular coup-de-fouet. En este contexto, amplio pero a la vez confuso, se sitúa el arte y la arquitectura modernista.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información