Exposición

Participación española en otras exposiciones internacionales

España ha tenido una destacada presencia en las exposiciones internacionales celebradas en París en 1937, en Vancouver (Canadá) en 1986 y en Brisbane (Australia) en 1988. En la primera de ellas, el pabellón oficial español, organizado por el Gobierno republicano, presentó entre sus contenidos la obra de los principales artistas contemporáneos de nacionalidad española, señaladamente de Miró y de Picasso, quien presentó en esta exposición su pintura Guernica. Posteriormente, España apenas participó oficialmente en los certámenes internacionales, excepto en el de Bruselas de 1958; sin embargo, la presencia española continuó a través de la intervención de personalidades destacadas del arte y la cultura, como en la de Osaka (Japón) de 1970, para la que Miró realizó un mural de grandes proporciones, de carácter efímero. España se integró nuevamente en las exposiciones con representación oficial a partir de la década de 1980, con la concurrencia a la de Vancouver, en la que presentó un pabellón orientado hacia la consecución de dos objetivos principales: por un lado, mostrar su historia reciente, los cambios políticos y económicos y su desarrollo científico e industrial para promocionar una nueva imagen del país alejada de los tópicos; por otro, promocionar la Exposición Universal de Sevilla de 1992. La asistencia a la exposición canadiense fue autorizada por el Consejo de Ministros en 1985, así como la asignación de una partida presupuestaria y el nombramiento como comisario responsable a Emilio Cassinello. El pabellón, que ocupó una extensión de 440 m2, contó con la presencia de dieciséis empresas, entre ellas Astilleros Españoles, Empresa Nacional de Autocamiones (Enasa), Telefónica de España, Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles (Renfe), Talgo, Iberia, Eurotren Monoviga, Real Automóvil Club de España (RACE) y Agencia Efe. Se prestó especial dedicación a la exhibición de proyectos novedosos españoles en materia de comunicaciones terrestres, aéreas, marítimas y telecomunicaciones, así como a resaltar la presencia hispana en Canadá y el protagonismo español en el descubrimiento de la costa NO. del Pacífico, en especial de la región en la que se celebraba la exposición. En 1986 el Gobierno acordó la participación española en el certamen internacional de Brisbane (Australia), como correspondía por ser el país anfitrión de la siguiente exposición universal y para promocionar la cultura, la producción y el turismo españoles. Como comisario fue designado Dámaso de Lano. El pabellón, de 537 m2, se presentó bajo el lema “El mundo descubre España” y estaba compuesto por cinco salas: “España descubre al mundo”, sobre las navegaciones españolas y las expediciones de descubrimiento y conquista de terrenos ultramarinos; “Maestros españoles de la pintura mundial”, con obras de Picasso, Dalí, Miró y Goya; “1992”, con una maqueta del Anillo Olímpico de Barcelona y de la Exposición Universal de Sevilla; la cuarta sala estaba dedicada a la exhibición de un audiovisual que mostraba la oferta turística, monumental y folclórica de España y la quinta se dedicaba a la producción de cerámica tradicional, especialmente la de Talavera de la Reina (Toledo). En los espacios intermedios entre las distintas salas se colocaron varios globos terráqueos con las rutas de las navegaciones españolas más significativas y con la extensión de la lengua española en el mundo, así como obras escultóricas de vanguardia. Uno de los mayores éxitos obtenidos por la sección española en la exposición australiana correspondió al Restaurante Picasso, galardonado como mejor restaurante de la muestra. España estuvo presente también en esta muestra como miembro del pabellón de la Comunidad Europea. [M.M.R.]

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información