Divorcio

Ley de la II República

Durante siglos el matrimonio se consideró indisoluble en España debido a la influencia de la Iglesia en la sociedad. Ni siquiera la instauración del matrimonio civil en 1870 contempló la posibilidad de la ruptura legal. En este sentido, la ley del divorcio aprobada el 2 de marzo de 1932 por las Cortes de la II República constituyó un acontecimiento histórico sin precedentes. Fue impulsada por el ministro de Justicia Fernando de los Ríos en virtud de uno de los artículos de la Constitución de 1931 que preveía la disolución del matrimonio.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información