Diego Rodríguez de Silva y Velázquez

Aprendizaje en Sevilla

Velázquez tuvo siempre la pretensión de la nobleza familiar, aunque no pudo demostrarlo convenientemente cuando, en 1656, trató de conseguir la orden de caballero de Santiago, en cuyos documentos probatorios llegó incluso a alterar la identidad de sus antepasados maternos (quizá tuvieron un origen judío, frecuente en las familias de procedencia portuguesa). En 1609, demasiado pronto para aceptar la idea de la nobleza familiar y la educación esmerada de Velázquez, entró como aprendiz en el taller de Francisco de Herrera el Viejo. Su genio violento y trato difícil tal vez desalentaron al niño, por lo que el 1-XII-1610 su padre decidió firmar un contrato con el pintor Francisco Pacheco, que tomó forma definitivamente el 17 y el 27-IX-1611, cuando se establecieron las condiciones de la relación.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información