Cronista

Introducción

Autor de una crónica (v.) y cargo oficial establecido en época bajomedieval con la función de escribir la historia por iniciativa regia. La creación del cargo de cronista mayor constituyó una de las más destacadas muestras del desarrollo alcanzado por las monarquías hispanas en el s. XV, como resultado del cual se planteó la necesidad de recopilar la información histórica del reino y de registrar los principales acontecimientos a él referidos, así como las más destacadas iniciativas de sus monarcas. Esta constancia escrita garantizaba tanto la legitimidad de la dinastía reinante como la justificación y propaganda de la política regia que, a partir de ese momento, desarrolló todo el potencial manipulador que le proporcionaba la imprenta. Si la historiografía oficial surgió como iniciativa de Alfonso X el Sabio(1252-1284), el cargo de cronista no fue reconocido oficialmente hasta el reinado de Juan II, con el nombramiento de Juan de Mena (1411-1456) y establecido de manera definitiva por su sucesor en el trono, Enrique IV. Con anterioridad, en el s. XIII, como sendos encargos de la reina Berenguela y su hijo Fernando III, habían redactado sus obras Lucas (Chronicon Mundi) y Rodrigo Ximénez de Rada (Rerum in Hispania gestarum Chronicon), obispo de Tuy (Pontevedra) y arzobispo de Toledo, respectivamente.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información