Crónica

Concepto y orígenes

En un primer momento copiaron de los anales su rígida estructura y concisión formal, ajena a toda intervención crítica, pero adquirieron progresivamente una mayor complejidad y riqueza expresiva. Centradas en los acontecimientos políticos y, en general, concebidas con una finalidad laudatoria, constituyeron el origen de la historiografía universal y en España alcanzaron un excepcional desarrollo en época moderna. Como género literario derivan inicialmente de la hagiografía cristiana basada en modelos clásicos e iniciada con el llamado Chronicon (Cánones cronológicos y resumen de la historia universal), escrito en el s. IV por Eusebio, obispo de Cesarea, con una serie de cuadros sinópticos que compendiaban los hechos históricos desde Abraham hasta el emperador Diocleciano. San Jerónimo (m. 420) la prolongó hasta 378 y el obispo gallego Idacio (h. 388-470) hasta 469 en su Chronicon, que puede ser considerada como la primera de las crónicas hispanas conocidas. En el mismo empeño totalizador de elaborar una historia universal, aunque con un afán polemista superior, debe situarse la obra de Orosio (h. 390-418) titulada Historiarum libri VII adversus paganos, que alcanza hasta 417, recopilación muy utilizada en la Edad Media a pesar de su exposición desordenada, numerosos anacronismos y antiarrianismo radical. La historiografía visigoda culminó con San Isidoro de Sevilla (560–636) y su Chronicon, el cual se impuso como modelo en Europa durante más de cinco siglos.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información