Cristo crucificado

Cristo crucificado, h. 1628-1648, óleo sobre lienzo de Diego Rodríguez de Silva y Velázquez. Museo del Prado, Madrid Óleo realizado por el pintor español Diego Rodríguez de Silva y Velázquez en su período de máxima plenitud creativa, entre sus dos viajes a Italia (entre 1628 y l648). Pintado sobre tela (de 248 x 169 cm), por encargo del rey Felipe IV para el convento de monjas de San Plácido de Madrid, se conserva en el Museo del Prado. La pintura está ligada popularmente a una leyenda que lo vincula al intento sacrílego de seducir Felipe IV a una joven novicia, frustrado por la decisión de la joven de fingirse muerta en su celda con flores y cirios junto a su ataúd. El Cristo sería prueba del arrepentimiento del rey y prenda de su penitencia. Recientemente se ha lanzado la hipótesis de que la obra fuera encargada a Velázquez por el protonotario don Jerónimo de Villanueva, para San Plácido, como acto de desagravio por las injurias que había recibido un crucifijo...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información