Cortes de Valladolid

Reunión de las Cortes castellano-leonesas celebrada en la c de Valladolid, en el verano de 1295, a raíz de la muerte de Sancho IV el Bravo (1284-1295) y el acceso al trono de su hijo, Fernando IV el Emplazado (1295-1312), por entonces menor de edad (contaba con nueve años). La convocatoria de Cortes recayó en la reina, María de Molina, acuciada ante los escasos apoyos con que contaba su hijo. Por un lado, estaban las aspiraciones de los primos del rey, los infantes de la Cerda, al trono castellano, que se apoyaban en que, en el momento del nacimiento del futuro rey (1285), Sancho IV y María de Molina no habían recibido todavía la dispensa canónica de parentesco necesaria para la validación de su matrimonio. Por otro, las disputas territoriales frente a Jaime II de Aragón (1291-1327) –que había aprovechado la muerte de Sancho IV para invadir el reino de Murcia– y los reyes de Granada, Portugal y Navarra. Y en tercer lugar, no menos importante, las ambiciones personales...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información