Corrida

Introducción

[De correr, y éste del lat. currere]. Fiesta en que se corren o lidian toros. La corrida de toros surgió, como espectáculo, a finales del s. XVIII; con anterioridad se realizaba el toreo a caballo. Las primeras corridas tenían una duración de varias horas -mañana y tarde ininterrumpidamente- y en ellas se llegaban a lidiar hasta veinticinco toros, número que se mantuvo hasta el s. XIX en que se redujo a dieciséis -diez por la mañana y seis por la tarde-. Los espectáculos vespertinos, que comenzaron a celebrarse después de la Guerra de la Independencia (1808-1814) en Madrid y Sevilla, recibieron el nombre de “medias corridas”. El primer reglamento taurino de Madrid, promulgado por Melchor Ordóñez en 1852, establecía el número de toros en ocho por corrida, y el de 1868, autorizado por el marqués de Villamagna, preceptuó que el espectáculo constaría de seis toros lidiados. Actualmente las corridas se celebran por la tarde, dando comienzo después del mediodía, y en ellas se lidian seis toros de cuatro años cumplidos por espadas -generalmente tres- que han tornado la alternativa de matadores de toros, siendo acompañados del personal subalterno autorizado. El examen veterinario realizado tras la muerte de la res habrá de determinar que ésta tiene, como mínimo, los seis dientes permanentes completamente desarrollados.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información