Cerámica

Introducción

Término introducido en las lenguas modernas por el arqueólogo Passeri, en 1768, para designar a todos los productos de tierra cocida. Con esta voz se denomina tanto el arte de fabricar cualquier tipo de vajilla o producto hecho con el citado material, como cualquier tipo de objeto fabricado con él. Como término general engloba a cualquier producción u objeto de barro, hecho dentro de cualquiera de sus muchas especialidades, lo que incluiría desde la producción no vidriada a la vidriada con cualquier tipo de barniz, el gres y la porcelana. Sin embargo, existen además otros términos más concretos con los que se designan las diferentes especialidades cerámicas, de modo que por “alfarería” se entiende toda la obra común, que puede dividirse a su vez en dos modalidades básicas: la alfarería de agua y la alfarería de fuego. La primera sirve para referirse a toda producción no vidriada, usada para el acarreo, lavado y almacenamiento de agua u otros productos, correspondiéndose también con la tinajería o cantarería en general. La segunda designa a la producción vidriada con barniz de plomo, cuya impermeabilización posibilita funciones diferentes a las anteriores, desde las propias de las vajillas de fuego y mesa a las de almacenamiento de alimentos, todas las cuales pueden denominarse igualmente como “ollería”. Además, toda esta alfarería puede llamarse, en general, “alfarería de basto”, acepción que en alguna zona española se refiere únicamente a la primera de las dos grandes modalidades citadas (vv. alfar, alfarería).

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información