Catedral Vieja de Salamanca

Historia y arquitectura

La razón por la que se considera a Alfonso VII (1126-1157) como el fundador de la catedral vieja es que, hallándose el monarca en Salamanca el 23-III-1152, festividad del Domingo de Ramos, y tras observar la tarea de los artesanos de la piedra, los eximió de todo tributo. Eran veinticinco los canteros que trabajaban en esta iglesia de Santa María de la Sede, y se suele convenir en que fue un mismo arquitecto el que diseñó la catedral desde los pies hasta la cabecera.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información