Catedral Nueva de Salamanca

Historia

En la última década del s. XV, el cabildo salmantino pidió autorización a los Reyes Católicos para construir una nueva catedral, argumentando que la iglesia mayor vieja era “harto baxa, estrecha e escura” y no respondía a las necesidades religiosas de una ciudad floreciente en sus gremios y universidad. Sin embargo, la razón más profunda radicaba en el hecho de que Segovia proyectaba una suntuosa catedral gótica (véase Catedral de Segovia), y la ciudad del Tormes no quería quedar atrás respecto de otras poblaciones castellanas con igual o, acaso, menor prosperidad económica.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información