Casa de Braganza

Introducción

Linaje de origen portugués que reinó en Portugal entre 1640 y 1910 y en el imperio de Brasil de 1822 a 1889; pasaron a España. Fue iniciado por Alfonso, hijo natural de Juan I de Portugal, titulado duque de Braganza en 1442 y regente del reino durante la campaña de Alfonso V en África. Su hijo Fernando (1403-1478) luchó en las expediciones africanas y a mediados del s. XV gobernó Ceuta. Fue designado regente durante la ausencia de Alfonso V (1471), quien le concedió el marquesado de Villaviciosa. Fernando II (1430-1483), III duque de Braganza, destacó en la batalla de Toro (1477) y se enfrentó a Juan II de Portugal en una rebelión nobiliaria, por lo que, acusado de intento de traición a la Corona de su país y de haber contado para ello con el apoyo de Castilla, fue procesado y ejecutado en Évora. Su hijo Jaime (1479-1532) residió en Castilla hasta el ascenso al trono de Manuel I, quien en 1500 le restituyó las posesiones confiscadas a su padre. Juan I (1543-1583), VI duque de Braganza, reclamó la Corona portuguesa a la muerte del rey Sebastián, alegando los derechos de su esposa, Catalina, hija del infante Duarte y sobrina de Juan III. Sin embargo, fue desplazado en sus pretensiones por Felipe II en 1580, tras lo que le prestó acatamiento a cambio de una serie de concesiones y privilegios políticos y económicos. Su hijo Teodosio II (1568-1630) se mostró leal al nuevo monarca y se enfrentó al pirata inglés Drake y a Antonio, prior de Crato. Sin embargo, Juan, VIII duque de Braganza, se opuso a la continuidad de la dinastía de los Austria en el trono portugués y promovió una rebelión independentista iniciada en Lisboa el 1-XII-1640. Encabezados por su mayordomo, Juan Pinto Ribeiro, los amotinados mataron al ministro Miguel de Vasconcellos, condujeron hasta la frontera a la virreina Margarita de Saboya y proclamaron rey al duque de Braganza. Con el nombre de Juan IV se mantuvo en guerra contra Castilla hasta su muerte, en 1656. En febrero de 1668, durante el reinado de Alfonso VI, la monarquía española reconoció oficialmente la independencia de Portugal. A partir del ascenso de la Casa de Braganza al trono el título ducal correspondió a los herederos de la Corona. Tras la muerte de María II (1853) el título ducal de Braganza fue ostentado por los monarcas portugueses en segundo lugar, tras el correspondiente al linaje paterno, el de Sajonia-Coburgo-Gotha-Koháry. La dinastía se mantuvo en el trono hasta la caída del régimen monárquico en Portugal en 1910, con el reinado de Manuel II.

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información