Benedictinas

Religiosas que siguen las direcciones espirituales de San Benito de Nursia establecidas (529) en la Orden de San Benito (OSB). La escasa intervención de las mujeres en la vida política y religiosa hace que su historia y evolución sea poco conocida, aunque sigue, en líneas generales, la de los monjes de la misma orden (v. benedictinos). No parece ser cierta la leyenda que atribuye su origen a Santa Escolástica, hermana de San Benito. San Leandro, amigo de San Gregorio Magno, redactó unos principios generales sobre la vida religiosa en los monasterios femeninos, Ad Florentinam sororem de institutione virginum el contemptu mundi libellus, en los que prohibía los baños, el vino y la carne, así como la posesión de cualquier cosa privada. Su vida debía estar dedicada a la oración, la lectura y el trabajo y la clausura era más rigurosa que en el caso de los monjes. San Isidoro estableció que los monasterios fueran dúplices, es decir, gobernados y administrados por los monjes...

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información