Alférez

Introducción

[Del ár. al-faris, el jinete. Variantes: alferce, alferze, alfériz, alfiérez, alfirer y alfrez]. Son sus antecedentes el signifer y el aquilifer de la legión romana encargados de llevar las enseñas junto a los jefes para que éstos fueran reconocidos en las batallas. Desde el s. XIV al XX, oficial encargado de llevar la bandera en el cuerpo de infantería y el estandarte en el de caballería. En la graduación militar ocupaba el empleo inmediatamente inferior al de teniente y solía ejercer sus mismas funciones. Perdió su categoría palatina hasta llegar a desempeñar misiones militares y durante el s. XVI era ya, respecto al capitán, lo que el antiguo alférez era al rey. Señala el conde de Clonard, en Historia orgánica de las armas de infantería y caballería, que no debe confundirse el alférez, segundo jefe de la compañía y lugarteniente del capitán en su ausencia, con el abanderado, encargado de funciones subalternas. Éste recibía la bandera del alférez durante el día y era su obligación colocarla al llegar la noche ante la tienda o aposento de su superior con objeto de que la tropa supiera el punto de reunión. También a cargo del alférez estuvieron los tambores, pífanos y trompetas de las compañías. Desde el advenimiento de Felipe V hasta 1867, el empleo de alférez lo ejerció el subteniente, término tomado del francés que se introdujo en la jerarquía militar española. El título desapareció de la escala castrense a finales del s. XIX, cuando ocupaba ya el último puesto de la graduación, y reapareció durante la Guerra Civil (1936-1939).

Este sitio web utiliza cookies, propias y de terceros con la finalidad de obtener información estadística en base a los datos de navegación. Si continúa navegando, se entiende que acepta su uso y en caso de no aceptar su instalación deberá visitar el apartado de información, donde le explicamos la forma de eliminarlas o rechazarlas.
Aceptar | Más información